África y Asia

Carbón y Asbesto en la India

Abogados privados, casos de interés público

EDLC cree que se deben entablar más demandas que cuestionen las violaciones de los derechos humanos en las cortes nacionales de los países en los que los daños suceden. Los abogados locales están cada vez más dispuestos a entablar demandas, pero pueden no tener los recursos para hacerlo. Los abogados privados han sido subutilizados en estos esfuerzos. EDLC ayuda en brindar los recursos financieros y otros necesarios, apoyando a los abogados en casos como los que se detallan a continuación.

Desplazamiento por la planta a carbón de Adani

EDLC está brindando una variedad de formas de asistencia a un abogado que está entablando demandas de derechos humanos ambientales en el estado pobre y rural—pero rico en recursos naturales—de Jharkhand. Uno de los casos objeta la propuesta planta de energía a carbón Godda de la gigante empresa de carbón Adani. El proyecto consumiría cantidades enormes de agua de la que la gente local depende para la agricultura y uso personal; desplazaría a gente tribal que vive en diez aldeas para adquirir más de 1.000 acres de tierra; exportaría toda la energía producida a Bangladesh—sin mencionar que contribuiría al cambio climático.

Otros temas en consideración incluyen los daños serios para la salud de la explotación de uranio, ya documentados y que están envenenando a las comunidades adyacentes; y las represas propuestas que conducirían a la desforestación, sumergirían a las aldeas, y dañarían una reserva de tigres. Además de trabajar en los casos, el abogado está desarrollando un programa de capacitación de abogados de los grupos tribales.

Contaminación de la planta a carbón de Vedanta

EDLC está apoyando a un abogado privado que está impugnando una planta a carbón de propiedad de y operada por TSPL, una subsidiaria de Vedanta, una compañía multinacional con un mal historial de cumplimiento de sus deberes con el medio ambiente y los derechos humanos. En 2018, el abogado visitó las aldeas alrededor de la planta en el estado de Punjab.

Los aldeanos son agricultores y otros que están sufriendo por la contaminación y los daños a sus cultivos por las cenizas volantes de la planta. Muchos padecen de enfermedades respiratorias que se cree son ocasionadas por las emisiones nocturnas de cenizas al aire por la planta, y ellos temen que las tasas incrementadas de cáncer en sus aldeas también sean ocasionadas por la contaminación proveniente de la planta. La ceniza también se asienta en sus casas, cuerpos de agua cercanos, y en sus campos, dañando sus cultivos y reduciendo su producción agrícola. Los aldeanos también sostienen que TSPL extrae agua subterránea ilegalmente, y que han perdido acceso a recursos comunes legalmente protegidos.  La economía local depende de los ingresos generados por la venta de leche y otros productos animales, pero muchos de ellos han perdido su ganado por enfermedades resultantes de comer forraje producido en suelo contaminado y de tomar agua subterránea y de estanques sin tratar.

Cuando la gente local presenta denuncias contra TSPL, es amenazada con arrestos, y algunos han enfrentado cargos penales falsos. Los reclamos presentados con la Junta de Control de Contaminación de Punjab por permitir las violaciones de las normas ambientales no han resultado en que la Junta tome alguna acción contra TSPL. Por ello, los abogados presentarán demandas a nombre de los aldeanos contra TSPL ante el Tribunal Nacional Verde, la corte ambiental especializada de la India.

Contaminación de una mina abandonada de asbesto

Por mucho tiempo, EDLC ha apoyado un caso que busca indemnización y remediación ambiental a nombre de aldeanos dañados por una mina de asbestos que operó por muchos años en Roro Hills en el estado de Jharkhand. El asbesto sigue siendo ampliamente utilizado a lo largo de la India, y la industria continúa sosteniendo que el asbesto crisotilo puede ser producido de manera segura y utilizado sin riesgos, a pesar de la abrumadora evidencia científica que dice lo contrario.

La mina de asbesto era operada por Hyderabad Asbestos Cement Products, y era una de las más grandes de la India, empleando a 1.500 trabajadores, mayormente gente tribal. Después de veinte años de operaciones, se suspendió la explotación del asbesto en 1983. La mina fue abandonada y cientos de toneladas de residuos de asbesto fueron dejados en la mina y en el área alrededor de ésta. La compañía no hizo ningún esfuerzo por evitar daños continuados a la salud humana o al medio ambiente.  Hoy, décadas después del cierre de la mina, las fibras de asbesto son aún llevadas por el viento y van a parar a los campos y ríos locales.

Desconociendo los peligros, los niños jugaban en los toboganes y jugaban fútbol en enormes montes de asbesto. No es de sorprender que el asbesto y las pilas de residuos han causado y siguen causando daños a la salud humana. Se han diagnosticado casos de asbestosis en antiguos trabajadores de la mina y en quienes viven en la proximidad de la mina. No obstante, la compañía sigue negando los daños resultantes de sus operaciones.

Levantando cargos bajo el principio de que “el contaminador paga”, un Abogado de Tribunal Superior entabló un caso emblemático en 2014 a nombre de las víctimas. Éste fue el primer caso de este tipo entablado ante el Tribunal Nacional Verde, solicitando indemnización por daños personales ocasionados por contaminación tóxica. En 2018, la corte finalmente emitió un fallo a favor de los demandantes, y la batalla ahora se ha volcado a la implementación de dicho fallo.

Todos Casos en África y Asia